Por teléfono

A Juan 

Ay, nena, deja el drama y el congojo, porque así la hinchazón en los ojos nunca bajará y no habrá cremita de Walgreens que resuelva. Hablando de Walgreens, ven, vamos a comprar revistas pa’ enterarnos de los últimos bochinches puertorros, que son tan baratos que lo que provocan es risa y justamente eso es lo que necesitas ahora. Sí, una buena cremita de ojos y risas. Dale, avanza, vístete para que me acompañes a comer de una vez. Yo te lo dije, que era un desgracia’o pero nena, la vida es así. El tiempo siempre me da la razón. Es más, ¿quién fue el primero en borrarlo de Facebook? Sí, dale, que estoy como pa’ comer sorullitos en El Ocho. Ay sí, sorullitos. Pero avanza, no es pa’ que te tardes dos horas en lo que te planchas el pelo! ¿Que quééé? ¡Qué fuerte! ¡Ay, carajo, por estar hablando, casi me pasa por encima ese maldito carro! Sí, nena, así son esos cabrones. Todo demuestra que “true love” es solo un perfume de Elizabeth Arden, que pasó de moda hace mucho tiempo. Dale, que estoy abajo frente al portón ya, vámonos.

(Esa noche, luego de los sorullitos, en la Avenida surgió la bacanal. A la mañana siguiente el dolor de cabeza no cedía ante los analgésicos, mas la hinchazón en los ojos había comenzado a bajar).


photo-5

Alexandra Villamán es ríopedrense, graduada de Periodismo y apasionada de las letras. Huraña y taciturna, como los gatos.