La Casa del Cómic Ríopedrense

main pic
El dúo de Mondo Bizarro

 

El equipo de trabajo de Mondo Bizarro está en proceso de finalizar la jornada pero la gente sigue entrando por la sonora puerta que entre “beep” y “beep” orquesta la melodía del “todavía no cierren”. Y es que resulta difícil evitar la entrada a esta transparente esquina habitada por novelas gráficas, manga, revistas de arte, action figures y cómics con portadas tan coloridas que te persuaden desde los largos cristales que les protegen.

“Sí, claro que pueden entrar, lo único es que no tengo nada de tomar disponible porque cerramos esa parte”, dice Yasmine Ledeé, codueña, a dos clientes mientras mira hacia la inmaculada barra ya cerrada. Desde ese acogedor espacio forrado en páginas de comics a blanco y negro, María, integrante del equipo de trabajo, diariamente despacha tazas de café, té, platos de açai, comida y bubble tea para los lectores, estudiantes y residentes del área que regularmente visitan Mondo Bizarro.

 

luis
Trabajo y observación.

 

Luis Parés, codueño, entra y rápidamente se sitúa en el área de la caja para ayudar a Yasmine, lo dos resultan ser un dúo extremadamente dedicado a un negocio que tardó apróximadamente dos años en concretarse. No obstante, la devoción al cómic, el cine y las artes en general, se remontan sus respectivas infancias, a ese tiempo donde el ocio les proveyó con entretenidas herramientas que en un futuro se convertirían en un oficio.

“Yo soy el comic freak de los dos y desde chiquito comencé con esto de leerlos porque está muy unido a la cultura de la patineta. Yo corría desde que tenía 8 años y tengo la memoria siempre de ir a la farmacia por casa a leer los cómics que traían de Los Simpsons”, recuerda Luis sobre cómo esta rutina fue la que le motivó a dibujar y a futuramente llevar a cabo un bachillerato en Arte. “Después cuando entré en la Universidad me envolví completamente en publicaciones sobre arte que yo desconocía”, puntualiza.

 

yasmine
En plena jornada.

 

Yasmine Stella Ledeé es una movie freak, aficionada a las películas independientes y lowbrow cómics desde pequeña. Aunque confirma que el verdadero amante del cómic es su esposo Luis, indica que su campo de conocimiento, el cine, va muy de la mano con las novelas gráficas. “Yo hice un bachillerato en Cine en la Universidad del Sagrado Corazón, para mi el cómic y el cine se relacionan con el proceso de redactar un guión y hacer el storyboard. Toda la preproducción es muy parecida a ese producto final que lees en un cómic, no obstante, cuando conocí a Luis me metí más de lleno como lectora”, dice Stella pausadamente.

La pareja se conoció en el 2008 durante un show de punk rock en el Café 103 y desde entonces han emprendido proyectos enfocados en artes gráficas, exposiciones e intercambios de trabajos artísticos de Puerto Rico con otros países. En el 2010 formaron una familia completa con la llegada de su hijo Dante, quien les dio el wake up call de hacer de una vez por todas ese negocio llamado Mondo Bizarro.

Pre Mondo Bizarro

“Bueno este proyecto fue un proceso”, dicen Luis y Yasmine entre risas coreadas. “Nosotros comenzamos con la idea de hacer una revista impresa pero terminamos haciendola online”, explica Yasmine mientras se arregla sus punteagudos lentes con la montura al estilo de la década del 50. “Con el deseo de publicar comenzamos a hacer zines y convocatorias por Facebook, que fue una tremenda herramienta para nosotros, por ese medio fue que conocimos gente de aquí que estaba súper interesada en publicar sus trabajos”, recuerda la joven de 28 años.

Luis interrumpe por un momento porque algo se escapa, una lucha sin contar. “Pero antes de eso nosotros teníamos una revista que se llamaba Pernicious Press, aunque la versión impresa nunca salió, trataba sobre historias del underground cómic que mezclaba arte gráfico con literatura, entrevistas, fotoensayos y otros experimentos del arte narrativo. Como no se dio como yo quería, terminamos haciendo, bajo el mismo nombre, una revista cultural de arte con reseñas de lo que estaba pasando en el mundo del arte a nivel local e internacional.”, explica Luis detalladamente.

 

girl reading
Lectora

 

Las estrategias empleadas por Luis y Yasmine para persuadir al nicho de lectores de cómics en San Juan, se dieron a partir de una serie de colaboraciones con varios espacios reconocidos en la zona metropolitana. “Nosotros utilizamos varios venues para nuestras convocatorias tales como galerías y barras. Los espacios que más apoyo nos dieron fue Candela Bar, La Tertulia, y El Local, que este último fue como nuestra casa para los eventos, los chicos nos apoyaron un montón. También Pablo, dueño de Candela Bar en Viejo San Juan, ofreció su espacio para que pudiésemos vender nuestros libros. En ese período hicimos allí cinco actividades que nos permitieron sacar cinco libros. También en un momento dado usamos el local como tienda”, comentan los dos.

En el 2012 y 2013, Yasmie y Luis se propusieron viajar a la Meca del cómic, San Francisco, para aprender cómo operaban los negocios enfocados en el arte de la ilustración. “San Francisco fue una gran influencia, sin esos modelos de negocios creativos nosotros no hubiesemos hecho Mondo Bizarro. En esos viajes visitamos Mission: Comic&Arts y el Cartoon Art Museum que eran sitios que servían como museos de cómics. Después ibamos a otros espacios donde unían el jangueo nocturno con música, exhibiciones de arte y cómics. Poco a poco fuimos cogiendo de todos los sitios y decidimos hacer algo similar en Puerto Rico”, dice Luis al recordar cómo vendieron todos los libros de Puerto Rico que llevaron a varios eventos de cómics.

 

LY
Yasmine S. Ledeé y Luis Parés

 

Los dos viajes resultaron productivos para la editorial de Mondo Bizarro (Pernicious Press) al crear un interesante puente entre Puerto Rico y San Francisco, ya que con la ayuda y colaboración de Ralph Vasquéz, artista puertorriqueño que al momento hace su maestría en curaduría en San Francisco, pueden distribuir y vender los libros producidos en la isla en los eventos de arte celebrados en San Francisco.

“Uno de los libros más vendidos y que nosotros trabajamos como editorial es Infected de Ricardo Sánchez y Hellvras Wrath de Sergio Vázquez. El de Ricardo es un libro de arte y el de Sergio es un cómic. Para el Comic-Con reproducimos 500 copias de Infected que se vendieron en su totalidad. Ahora, una distribuidora de San Francisco está interesada en mover el libro de Ricardo a nivel internacional.”, indica Luis.

Mondo Bizarro llega a Río Piedras

Al llegar del primer viaje de San Francisco en el 2012, la pareja concluyó que “esto no está pasando en Puerto Rico y hay que hacer algo”, en ese momento comenzaron a trabajar a tiempo completo en su propuesta de negocio mientras operaban en el espacio de Candela donde vendían sus mercancías.

“En Viejo San Juan nos dimos cuenta que teníamos que buscar otro espacio porque la vibra allá es más de jangueo y casi no se vendían los libros. El concepto de un café y un comic store no era factible para esa zona. Ya para ese entonces teníamos a Dante y era necesario hacer algo porque no podíamos vivir de la de la editorial solamente. Así que comenzamos a buscar espacios en la Loíza y por el Museo de Arte de Puerto Rico, pero el presupuesto estaba apretado, además ya había una demanda similar y por eso no optamos por alquilar allí”, indican.

 

IMG_0364
Mondo Bizarro desde la Avenida Ponce de León.

 

Un día mientras se encontraban en Viejo San Juan, les llegó una llamada que culminó con la búsqueda de local para el negocio. “Recibimos la llamada telefónica de Kristen, codueña del Club 77, y nos dijo que había un lugar bien chévere en frente del Printing Boutique en la misma Avenida Ponce de León. Vinimos, nos encantó el lugar y en tres semanas ya estabamos firmando contrato.”, dice Luis agradecido tanto de la llamada de Kristen como del crédito que hicieron como compañía, ya que, por tal razón, la pareja pudo solicitar préstamos personales para poner en marcha el proyecto.

“Nos tomó como tres meses abrir. Toda la mueblería la hicimos nosotros en colaboración con el artista puertorriqueño Ernesto Mercado. Alguno de los stands son reusados pero todo lo demás fue construido con paneles, paletas y material de plexiglass. El “feeling” que le queremos dar a la gente es un espacio en el cual se pueda dar un recorrido distinto dependiendo el área. En una parte puedes darte un café, en otra leer un libro y, en la parte posterior, ver una que otra exhibición de arte. Aunque no se ve, en la parte trasera tenemos un estudio que ahora estará destinado para impartir clases individuales de cómics”, dice Luis mientras toca los estantes cercanos como forma de validar la elaboración.

Mondo Bizarro abrió al público el 14 de noviembre de 2013 insertando en Río Piedras un menú gastronómico compuesto de café, comida orgánica, açai bowls y bubble tea. Por otra parte, la oferta cultural de este negocio comprende de cómics, manga, revistas y libros de arte, galería, action figures, novelas gráficas y lo que más buscan los estudiantes Wi-Fi GRATIS. Sin embargo, una de las ofertas más interesantes y distintivas son sus talleres de arte y clases privadas.

 

bubble tea
Menú de té burbujeante.

 

“Ya nosotros hemos impartido cuatro talleres y diferentes cursos de arte, que, por cierto, esta semana vamos a tener a nuestro primer estudiante privado”, dice Luis al también confirmar que Mondo Bizarro cederá su estudio, con dos pizarras y dos mesas de trabajo, con la finalidad de que ilustradores puertorriqueños puedan impartir clases privadas en dicho espacio.

En cuanto a los proyectos futuros de la joven artista, madre y empresaria, se encuentra hacer una sala de cine para la comunidad. “Pero eso ya será cuando tenga tiempo, ahora hago tantas cosas… tengo a Dante, estoy en el negocio y a veces no me da el tiempo. Pero poner una sala de proyección de películas independientes es mi sueño”.

“Mi plan es continuar estudiando, viajar, ver lo qué está pasando en otras partes del mundo para enriquecer este negocio. Pero en un futuro me veo enseñando”, concluye Luis entusiasmado.

La joven pareja de artistas proceden a cerrar Mondo Bizarro. Les tomó 22 años en encontrarse aquí en Río Piedras, el lugar donde ahora ponen en escena el cómic de sus vidas y su negocio, uno que leemos y protagonizamos diariamente con nuestras experiencias cotidianas sin tener una versión impresa a la mano. Entrar en este espacio es formar, mínimamente, parte de la historia de una pareja fajona que se dijo “hay que hacer algo” y terminaron construyendo la acogedora Casa del Cómic Ríopedrense.


Texto y fotos por: Camila Frías Estrada