Festival Japonés en Río Piedras

El Domingo 5 de octubre se celebró la cuarta edición del Festival de Cultura Japonesa en el parque de la urbanización Villa Nevárez en Río Piedras. La agenda de actividades de este evento cultural incluyó desmotraciones de artes marciales, música tradicional japonesa, varios kioskos de venta donde se podían encontrar libros, juegos tradicionales, accesorios y afiches de ánimes.

Pedro Morales y Akemi Arashiro, organizadores del evento, le dieron la bienvenida a todos los que nos reunimos dentro de la cancha bajo techo del parque de Villa Nevárez. Allí, no solamente se conglomeraron japoneses y puertorriqueños, sino que también se hicieron presente cosplayers de ánime y amantes de la cultura japonesa vestidos de kimonos tradicionales.

Pedro Morales me relató que la idea de realizar este evento cultural surgió a partir del desastre natural ocurrido en Japón en el año 2011, luego de que a su esposa, Akemi Arashiro, se le dificultara contactarse con sus seres queridos en la tierra del sol naciente. La primera actividad cultural que se realizó hace cuatro años y cumplió con el propósito de recaudar fondos para ayudar a las víctimas del terremoto y tsunami ocurrido en Japón. En ese primer evento se logró recaudar alrededor de 3,700 dólares que fueron destinados a apoyar esta causa. Según nos explica Morales, actualmente los fondos recaudados serán dirigidos a la Casa Cuna de Puerto Rico.

Sumie Kaneko (tocando el Shamisen)-1
Sumie Kaneko (tocando el Shamisen

De igual manera, nos cuenta que desde un inicio el evento se ha realizado primordialmente con la ayuda de voluntarios. Algunos de estos, son estudiantes de su esposa Akemi, quien es profesora de japonés en la UPR de Río Piedras. Por otra parte, Morales enfatizó, que tanto el Club de Leones como la compañía Mitsubishi Motor, han sido colaboradores importantes de este evento, desde sus inicios, y que es gracias a su ayuda que han podido repetir el evento durante los ultimos cuatro años.

De la misma manera, han contado con la ayuda de amistades del mundo de las artes marciales al igual que con la colaboración de la Asociación Japonesa de Puerto Rico y el Club de Japoneses de Puerto Rico. Además, este año contaron con el apoyo del Consulado General de Japón en Nueva York, entidad que sufragó la totalidad de los gastos de los músicos invitados, Kaoru Watanabe y Sumie Kaneko.

Música tradicional

Kaoru tocando el Taiko
Foto por Johnari García

Con ansiedad y silencio todos esperaban a escuchar el repertorio musical que trajo el dueto japonés de Kaoru Watanabe y Sumie Kaneko. Es la primera vez que este dueto musical visita la Isla pero su estadía fue corta ya que solo estuvieron en Puerto Rico durante el día de la presentación. Sin embargo, ambos aseguraron que desean regresar en su tiempo libre, para poder disfrutar con mas calma de todo lo que ofrece este caluroso país tropical.

Sumie y Kaoru han tocado juntos durante un periodo de tres años y a través de su música buscan esparcir el conocimieto sobre su cultura. Durante su presentación, no solamente se pudo disfrutar de los apasionados y antigüos sonidos que emitían sus instrumentos, sino que también se aprendió sobre la historia detrás de cada instrumento y hasta cómo tocarlos apropiadamente.

Kaoru Watanabe fue quien nos sirvió como maestro cultural durante la intervención musical de este dueto. Antes de tocar cada canción nos contaba la historia detrás de cada pieza musical. De igual manera, nos instruyó sobre la pronunciación apropiada de cada instrumento y explicó los materiales tradicionales con los que se solían manufacturarse los mismos durante sus respectivas eras introductorias.

Kaoru Watanabe 2
Foto por Johnari García

El Shamisen, por ejemplo, es un instrumento similar al banjo americano y consta de tres cuerdas, que tradicionalmente solían ser de seda. En cambio, la piel que cubre el dou (cuerpo), solía ser de gato. Fueron detalles y piezas de información como estas las que hicieron especial y auténtica la experiencia cultural.

No obstante, de todos los instrumentos que nos dió la oportunidad de conocer, el más que me intrigó fué el nohkan. Quizás por mi trasfondo musical o quizás porque su historia y su sonido es hipnotizante. El Nohkan, es una flauta de bambú color marrón oscuro que se toca tradicionalmente en el estilo de teatro Noh y Kabuki. Antes de tocarlo, Kaoru explicó que esta flauta se utiliza en el teatro Noh tradicional para contar historias de fantasmas, guerreros caídos, demonios y la interacción del ser humano con ese mundo mitológico. La historia detrás de esta flauta fue suficiente para intrigarme. Cuando al fin tocó el Nohkan comprendí su conexión mitológica con lo desconocido y hasta me pareció ver uno que otro fantasma dando vueltas por el parque.

El sonido de este instrumento es agudo, distorsionado y un poco sucio. Cuando digo sucio, me refiero al hecho de poder escuchar la respiración y el paso de aire por el bambú. Sin embargo, es una distorsión que es intencionalmente conmovedora.

Eisa
Foto por Johnari García

Además de dedicarse a tocar para festivales culturales, Sumie Kaneko y Kaoru Watanabe también forman parte de sus respectivas agrupaciones de jazz japonés. Una vez culminaron su presentación, tomaron una mesa para responder preguntas sobre su música y sus instrumentos a todos los curiosos que se dieron cita a la actividad. También aprovecharon el momento para promocionar y vender sus discos de jazz japonés.

Sumie Kaneko es gruaduada de Música de la Universidad de Berkelee en Boston. Por su parte, Kaoru Watanabe estudió por ocho años en el Manhattan School of Music y luego viajó a Japón donde formó parte de la reconocida agrupación de taiko llamada Kodo, en la que estuvo por un periodo de 10 años antes de regresar a Estados Unidos.

De todo para todos

Estudiante Cinta Negra Vs Maestro
Foto por Johnari García

A parte de la excelente intervención musical de Kaoru y Sumie, también se pudo disfrutar en la actividad de una variedad de demostraciones de artes marciales como el karate, el jujitsu y el kendo, entre otros. También se realizó una adorable intervención musical por un coro de niñas vistiendo el tradicional kimono japonés. El entretenimiento de este evento cultural tomó en cuenta a todos los miembros de la familia y distintos tipos de amantes de la cultura japonesa y que se realizó una breve presentación en la cual resumió la historia del reconocido personaje de mangas y ánime Roruni Kenshin.

Roruni Kenshin
Foto por Johnari García

Pedro Morales afirmó que tanto él como su esposa, Akemi Arashiro, desean continuar con este evento anualmente y tienen expectativas de expandirse y convertirse en una organización cultural. Este evento se lleva a cabo gracias a la participación de voluntarios, la colaboración de las organizaciones y compañías que los apoyan.

Espero que las aspiraciones de crecimiento y expansión que Pedro Morales y Akemi Arashiro tienen para el Festival se cumplan en su totalidad. Mientras tanto, ansío que llegue el próximo año para colaborar y asistir en el Festival de Cultura Japonesa en Puerto Rico.


Por: Johnari García