El Mundo Raro y el Amor Irónico de Cándida Asencio

Cándida Ascencio llegó a Puerto Rico en 1999 con la idea de crear un nuevo mercado para su trabajo artístico, uno desde entonces, en crecimiento. La formación de la publicista dominicana atraviesa diferentes escenarios geográficos que incluyen Europa, Latinoamérica y el Caribe. En 1998 se gradúa de Publicidad en la Universidad de Acción Pro Educación y Cultura (APEC) en Santo Domingo, luego se traslada a México para completar unos cursos en Diseño Gráfico y más tarde arriba en Barcelona con el fin de realizar una maestría en Animación 3D. Al finalizar sus estudios, el Caribe le llama otra vez, pero a su regreso nota el deseo de un cambio o quizás una mudanza no muy drástica.

Aunque muchas fueron las paradas de Cándida, la última, y hasta el momento permanente, fue Puerto Rico. La isla que se ha convertido en su primera casa.

Antes de comenzar a dialogar se pide una cerveza en el Bistro Bar de Libros AC. Se sienta y me sonríe con ese sarcasmo típico de la gente que establece y cruza los puentes de las islas del Caribe; esos que obligan al sujeto, culturalmente híbrido, a despojarse de los acentos y de las opiniones en blanco y negro; para los que saben cómo se mueven los asuntos de allá y de acá la existencia se convierte en un “deja el bulto y gózate la vida mientras puedas”.

“¿Comenzamos ya?”, me pregunta antes de yo asentir y dar la luz verde para comenzar la entrevista sobre su exposición titulada: Un Mundo Raro. La misma abre hoy jueves 24 de septiembre a las 7:00 PM, en Mondo Bizarro, Río Piedras.

¿Por qué escogiste a Puerto Rico como lugar de residencia?

C: Quería un cambio en mi trabajo. Yo estudié Publicidad pero deseaba explorar otros mercados. Además tenía la residencia permanente porque mi abuelo era gringo y pues me tiré pa’ Puerto Rico.

¿Has presentado previamente tu trabajo artístico en San Juan?

C: He presentado mi trabajo en: Aquí Se Puede, Santurce es Ley, Ballajá, en el espacio de Laura OM, El Local, El Refugio, Brendas Café, entre otros.

¿Cuál es el punto de partida de tu proceso creativo?

C: Lo definiría como un proceso bien momentáneo que surge de cómo yo me sienta. Por tanto no tiene ni pies ni cabeza. Es más bien un proceso donde tengo la idea, me enfoco, me voy en el viaje y me meto en lo más profundo de esas ideas que lo componen y las desarrollo.

¿Algún ejemplo que me puedas dar de cómo comienzas ese viaje creativo?

C: Por ejemplo en mi primera exposición, que fue en Aquí se Puede en 2001, todas las piezas que presenté fueron hechas con la mano izquierda porque me había fracturado la mano derecha. Así que comencé el proceso creativo con esa mano. Y mira fue bueno experimentar con eso porque salieron unas cosas sumamente interesantes.

Así fue que surgieron unas líneas con la mano izquierda que no sabía hacer con la derecha. Y ahora lo que hago cuando dibujo es hacer ese primer trazo con la zurda. El punto es que te tienes que dejar llevar por ese viaje, esa idea inicial, y desarrollarla lo más que puedas.

¿Cuáles son los ejes temáticos en tus obras artísticas?

C: El amor porque siempre es súper dolido y sufrido. Por consiguiente, me encanta el tema del dolor porque es melodramático en la cultura caribeña. Y lo disfruto más aún cuando escucho a la gente sufrir, cuando lo habla, porque es algo vivo, con un color muy marcado y teatral que distingue mucho a la gente que forma parte de nuestro entorno social.

Toma como ejemplo la bachata y lo popular que es. No hay género musical más dramático que la bachata. Por otra parte, me intereso en temas sociales como el deterioro humano; uno que se vincula al amor porque es ese amor decadente que nos tenemos a nosotros mismos lo que reflejamos y le damos al mundo. Y ese amor termina siendo el más irónico de todos.

mondo raro
Piezas que conforman la exposición: Un Mundo Raro

¿Amor irónico? ¿Cómo podrías describirlo? Me encanta ese concepto…

C: Pues mira es bien simple. Si te das cuenta cada día que pasa los seres humanos somos más desechables. Si tenemos una pareja la desechamos porque queremos a una mejor. Por esa línea también queremos más cosas y más cosas nuevas; y de esta manera vamos generando más y más basura. En fin, nos deterioramos más y la ironía de ese conflicto nos envuelve; porque realmente debería ser todo lo contrario. El ser humano debe usar su conciencia para mejorar no para empeorar su entorno.

¿Entonces dirías que vivimos en un mundo donde la gente es un reflejo de su propia basura? En pocas palabras, ¿Basura produciendo basura? ¿Esa es la ironía?

C (se ríe de la pregunta): Exactamente.

¿Y ese concepto está en la exposición de Un Mundo Raro?

C: Claro que sí. El tema sobre el deterioro de las relaciones humanas es central y está muy presente en la exposición. En ella planteo la idea de cómo los seres humanos estamos llenando el mundo de basura. Y tomo como punto de partida nuestros juguetes. Ese es el primer desecho que tenemos en la vida. Cuando somos niños, ya sea consciente o inconscientemente, terminamos botando los juguetes, dejándolos en la calle, hasta el punto, en que se nos olvida que existieron. En esa línea nos vamos convirtiendo en productores de basura en todos los aspectos de la existencia.

¿Tienes unas preocupaciones medio ambientales que se manifiestan de forma crítica en tu arte?

C: Creo que no puedo definirlo o encerrarlo como una crítica medio ambiental solamente, pero lo es también, aunque lo veo más como la representación de una realidad, en lo que nos hemos convertido como especie: en productores de basura.

muindo raro 2
Imagen promocional de la exposición Un Mundo Raro

¿Qué materiales usas en Un Mundo Raro?

C: En esta exposición uso materiales y juguetes reusados. Estos me los he encontrado en la calle, en tiendas de segunda mano, en zafacones, entre otros lugares. Por otra parte he recolectado bombillas de carro fundidas, bombillas de casas fundidas, receptores de radio, y claro, la grama artificial. Esta la tuve que comprar porque era parte esencial de mi concepto de Un Mundo Raro. Pero casi todo viene de la calle y otros materiales que he comprado.

¿Por qué la grama artificial?

C: Esa es mi aportación para embellecer las piezas porque estaban deterioradas. Todo tiene su belleza aunque la misma sea relativa. Para mi ese verde es la belleza del Mundo Raro.

¿Cómo organizaste o planificaste el Mundo Raro que expones hoy?

C: Son piezas que conviven pero al mismo tiempo están separadas. Muy parecido a nuestro mundo: unido pero fragmentado. Cada pieza tiene una función, pero la explicación completa está en la expo, así que allá te vas a enterar. Pero para no dejarte colgando te voy a decir que algunos de los personajes se encargan de revisar la basura, en otro plano está la familia calabaza que no tiene hijos, y otras historias más…

¿Ese mundo es en la Ciudad o en el Campo?

C: Todo está basando en el campo. Y con ese escenario presento el cómo la basura se está apoderando de lo verde. Tal y como ocurre hoy día. Mira los vertederos y los basureros en las ciudades; los carros en los ríos, la basura humana va apoderándose de lo verde…

A parte del amor, ¿existen otras ironías que conforman tu Mundo Raro?

C: Claro que sí. A mí me fascina la idea de que en este mundo hay basureros que tienen mejores casas que un ser humano.

¿Te lo has preguntado?

Yo he visto zafacones con techo, con puertas, con candados, etc. También he visto zafacones que tienen casas construidas de materiales especiales para que no se caliente la basura y apeste. Observa bien y te darás cuenta que hasta la basura ha encontrado su propia casa en el mundo, le hemos dado un hogar a nuestra basura.


Escrito por: Camila Frías Estrada