EL VUELO DE ARIADNA


Por: Camila Frías Estrada


Ariadna González recuerda el momento en que su mamá le recomendó comercializar los trabajos artísticos hechos en sus años de estudiante. “Nena, tienes que hacer algo porque esos dibujos tan lindos están cogiendo polvo en el clóset”, le dijo una noche. Su madre tenía la razón, pero todavía esta joven artista no se sentía cómoda para iniciar ese proceso.

Luego de perder su beca en la Escuela de Artes Plásticas hacia 2014, Ariadna, se tomó un tiempo para descubrir cuál era su nicho como artista en el mercado local. En ese periodo reflexivo descubrió que ya tenía el material suficiente para comenzar un mini-proyecto comercial que consistía en producir pines, anillos, collares y fotogramas que integraran sus peculiares diseños y dibujos.

“Antes yo no hacía esto porque no estaba familiarizada con el proceso de producción artística dirigida a un mercado de consumidores en específico. Pero se me fue el miedo y comencé con las reproducciones pequeñas tipo postales basadas en mis dibujos. Luego pasé a lo que es hacer pines, stickers y eso me abrió las puertas porque ya tenía un producto para vender”, explica Ariadna.

MVI_4518 copy
Parte de la colección de collares de Ariadna González/ Foto por: Camila Frías Estrada

Así que, como muchos, le hizo caso a su madre y por ende encontró las plataformas culturales que le permitieron comercializar y exponer su arte. Hace ya un año que una de las integrantes del Comité Cultural de Río Piedras, Yasmine Stella Ledeé, se acercó para ofrecerle un espacio donde mercadearse en El Paseo de Diego todos los Jueves de Río Piedras.

“Yo sin falta pongo mi mesa. No puedo perder la oportunidad de vender aquí porque la acogida ha sido muy buena. A mis clientes gente les encanta lo que hago. Por esa razón tengo que estar corriendo a la imprenta para reproducir más ya que los prints tienen un publico de consumidores sólido”, puntualiza.

Una colección que vuela

La colección de Ariadna está basada en temas que giran en torno a los animales voladores, la iconografía gótica y los insectos. Todos representan en cierta forma las libertades que le da el dibujo como vía de escape y motor creativo en su vida.

“Toda mi colección está basada en animales que vuelan o en insectos. Ese tema lo comencé a desarrollar para el proyecto de una clase. Recuerdo que al bajar las escaleras del edificio de Artes Plásticas me encontraba, en las agarraderas de madera, con los escarabajos y la polilla. El hecho de que habitaran secretamente ese espacio me fascinaba. Y te digo secretamente porque ellos eran invisibles para la gente. Nadie los notaba aunque siempre estaban ahí, presentes”, explica Ariadna.

Fijarse en los detalles que pocos notan le permitió conectar con su visión de mundo y definir su estilo como artista. No es fácil adquirir un lenguaje propio cuando ya todo aparenta estar hecho, y más si se habla del mundo del arte en general, pero en el caso de Ariadna su fascinación por el cielo fue la repuesta para dar sentido a su trabajo artístico.

MVI_4516
Las postales de Ariadna/ Foto por: Camila F.E.

“Todas las cosas que dibujo tienen que ver con animales que vuelan y por alguna razón antes no entendía el porqué. A veces cuando estaba sola en la casa y tenía que venir a vender mi arte pensaba en hacer algo diferente pero siempre volvía a lo mismo. Pero ahora sé que si las alas y el vuelo identifican mi trabajo es porque siempre estoy fijada al cielo, hay una especie de significado para mi en él. Así que al reconocer eso me di cuenta de que tenía un tema principal”, expresa con satisfacción.

La razón de representar lo bello y delicado a través de la técnica

En el aspecto técnico Ariadna, como ilustradora, se enfoca en cómo embellecer de una manera delicada a sus raros modelos. Por tal razón, sus dibujos se transforman en un homenaje a la vida y muerte de estos animales que por su pequeñez aparentan carecer de importancia.

“Mi arte gira en torno a temas oscuros y en objetos que a mucha gente no le gusta, tal como el arte gótico. Por eso intento representarlos de una manera delicada y hermosa. Los dibujo a mi estilo con imágenes limpias y bien detalladas. Para que finalmente la gente los vea y los reconozcan. Y más porque trabajo con animales muertos”, indica.

La red de artistas locales se expande y se consolida poco a poco en Río Piedras

Ha colaborado con varios artistas del patio sanjuanero. Esto le hace sentir orgullosa de pertenecer a una comunidad que siempre busca la forma de expandirse y ser más diversa al integrar nuevos colaboradores. El ilustrador, Sergio Vásquez, fue uno de esos jóvenes artistas que influyó en el proceso de crecimiento de Ariadna al darle más ideas para poder expandir su producto de corte cultural.

“Lo bueno de lo que sucede en los Jueves de Río Piedras es que se crea una comunidad. Lo que me permite conocer otros artistas y a otra gente con otro tipo de talento. Por esa unión podemos hacer colaboraciones colectivamente. Por ejemplo, Sergio Vázquez me recomendó hacer impresiones para camisas y ahora estoy en esas y con muchos otros planes en mente. Ellos te motivan y te plantean nuevas formas de extender tu arte porque ya saben cómo hacerlo, tienen experiencia. Y AMI eso me gusta mucho”, concluye al dar a entender que como artista ya sabe como seguir su propio vuelo.


Para más información sobre la colección y el trabajo de Ariadna González puedes contactactarla haciendo clic: aquí.