Juan C. González: “Recuerdo que había un ambiente desordenado, la gente que miraba reía nerviosa, como una carcajada que termina en sangre”

El cineasta y sociólogo Juan C. González conversó con Ciudad Puente sobre su más reciente proyecto cinematográfico: Hasta la Raíz. El mismo se estará exhibiendo en El Local Santurce el lunes 13 de marzo de 2017 a las 8:30 de la noche.

Este proyecto que tomó tres años en finalizarse presenta una mirada critica sobre la cobertura mediática demonizadora en torno al proceso de Regularización de Extranjeros en la República Dominicana y el estrago funesto que causó, y continúa causando, en la vida de miles de dominicanos de ascendencia y origen haitiano.

El director, egresado del Programa de Documental Creativo en la Universidad de Barcelona, nos explica las razones por las que comenzó su investigación, cuáles fueron sus experiencias cercanas con el aparatoso proceso de regularización y cuál es su aporte a este conflicto histórico entre ambos pueblos como documentalista.

Ana Belique en Quisqueya. Foto Fran Afonso-11
Ana Belique

¿Cuales son tus intereses temáticos y sociales como cineasta?

Sin duda, mi tema fundamental es la violencia. Las distintas formas de violencia que padecen las personas, especialmente aquellas que producen exclusión estructural, pero también la que ensalzan la eliminación física del otro.

Decía Bolaños que: “los latinoamericanos podíamos correr pero no podíamos escapar a la violencia que siempre termina por alcanzarnos”. Por eso, y no sé si con cierto ánimo sádico, quisiera seguir mirando y denunciando las manifestaciones de la violencia.

¿Cuál fue tu primer proyecto como cineasta?

“Voces de Mindanao” (2010, 50 min), un documental sobre el conflicto armado en la región de Mindanao, al sur de las Filipinas. Fue seleccionado para el Festival Des-realitat (Barcelona, 2011).

¿Cómo se da tu proceso de investigación para tu documental? ¿Nos podrías hablar de tus hallazgos?

Todo fue muy natural porque cuando llegué a vivir en RD enseguida comencé a trabajar en una de las ONG que apoyaba a las personas afectadas.

Allí conocí a Ana María, una de las protagonistas del documental.

Rápido empecé a apoyar el proceso de organización de esas personas que, como Ana, se sienten dominicanos pero no son reconocidos como tales. Cada vez aparecían más personas de diferentes lugares pero con muchas cosas en común: todas de raza negra, todas con algún ancestro haitiano, todas pobres.

Ana Belique en Quisqueya. Foto Fran Afonso-6
Juan C. González Díaz y Ana Belique

Además, debido a esas razones todas habían recibido algún tipo de maltrato y discriminación al momento de pedir un documento de identidad. Así pasé tres años, documentando con mi propia cámara las manifestaciones de estas personas, hasta que se abrió un período en el que decidí darle forma de historia al material.

Historia Deisy Toussaint -8
Deisy Toussaint

Entonces busqué a Deisy, -a quien ya conocía- y a Virtudes, les ofrecí retratarles para construir la historia a base a mujeres, decisión que tomé adrede: quería que la voz del documental fuese desde las mujeres porque son ellas quienes “transmiten” la apatridia a sus descendientes.

En el proceso descubrí que la política de discriminación desde el Estado tiene registro documental al menos desde el año 1969, cuando Joaquín Balaguer estaba al frente de sus famosos 12 años. Entonces decidí hablar también de esa conspiración.

Kalalu Danza. Foto Fran Afonso-2
Kalau Danza

Por último, son muchas de aristas que trabajé a partir del tema: negritud, cabello rizado, blanqueamiento de la sociedad dominicana, xenofobia, etc. pero eso da para muchos documentales más, por eso decidí enfocarme en dos características: lucha y dignidad.

¿Cuándo surge tu interés por documentar la vida de las dominicanas de ascendencia haitiana y de origen haitiano que estudias en Hasta la Raíz?

Tres cosas me hicieron saber que estaba frente a una historia fuerte: la primera fue en el  2011 momento en el que Ana María se dirige a la multitud asumiendo su dominicanidad desde la herencia orgullosa de sus ancestros haitianos.

La segunda fue el primer día que vi cómo pasaba “la camiona” (autobús dominicano que usualmente recoge a los haitianos con “fines” desconocidos) a recoger haitianos en la Duarte con París a plena luz de la tarde.

Historia Deisy Toussaint -38

Recuerdo que había un ambiente desordenado, la gente que miraba reía nerviosa, como una carcajada que termina en sangre. Ahí me di cuenta de lo tirante de esa relación entre ambos países.

La tercera fue un estudio cercano de la cobertura informativa que la prensa dominicana daba al asunto, siempre mezclando a los inmigrantes sin documentos con sus descendientes nacidos, crecidos e identitariamente cercanos a RD.

Esa insistencia en confundir a la opinión pública y usar el “tema haitiano” como arma arrojadiza para tapar cualquier escándalo en el gobierno terminó por convencerme de la necesidad de contar esta historia.

¿Cuál es la finalidad e importancia de documentar estas vidas usualmente invisibilizadas por los sectores de poder en la sociedad dominicana?

El documental tiene un fin claro: motivar a las personas afectadas a que miren el camino avanzado y retomen su lucha. Por eso el énfasis de proyecciones será en bateyes, que como sabes son los lugares más excluidos del país.

Deisy Toussaint en el metro. Foto Luz Sosa-1

Asimismo me gustaría que la sociedad dominicana, dentro y fuera, continúe discutiendo sobre el tema y que sus posiciones más recalcitrantes puedan encontrar otras posibilidades anímicas al mirar las historias de estas mujeres. Creo que el documental puede motivar a enriquecer ese significado siempre cambiante llamado “identidad”.

¿En qué lugares filmas y cómo se da el proceso de producción?

Grabé en Santo Domingo, batey Alemán en San Pedro de Macorís, la frontera dominico-haitiana en Jimaní y Puerto Príncipe. La producción fue paso a paso: ya tenía bastante material sobre el follow up de la lucha política cuando decidí meterme en la vida de las protagonistas.

Deisy Toussaint en Villa Mella. Foto Luz Sosa-4

Al mismo tiempo, intenté con diversas alternativas de financiamiento, hasta que finalmente conseguí fondos para la post-producción. Pasé un año y medio en posproducción, trabajando con la animación, que fue una de las partes más complicadas de afinar.

¿Alguna otra experiencia o deseo que quieras añadir?

Ana Belique en Quisqueya. Foto Fran Afonso-14
Juan C. González Díaz con Ana Belique

Quisiera que esta película sea un homenaje triple: a las personas  afectadas por la desnacionalización, también a la sociedad dominicana que en su mayoría ha mostrado una auténtica fraternidad hacia estas personas y también al movimiento social dominicano, que tiene en estos jóvenes luchadores un importantísimo apoyo.


Fotos por: Fran Alfonso y Luz Sosa. Recuerda que Hasta La Raíz se presentará mañana 13 de marzo de 2017 en El Local Santurce a las 8:30 PM. ¡No te la pierdas! ¡Es libre de costo!